¿De dónde proviene actualmente el financiamiento?

Una idea es el comienzo de la vida de una Startup. El principal punto, además de la visión de los fundadores, es desarrollar y hacer realidad esa idea. Si bien en la era tecnológica en la que vivimos se puede arrancar el negocio con una simple computadora, eventualmente la Startup va a necesitar obtener financiamiento para lograr escalar el negocio. 

En este artículo mencionaremos las formas más comunes de financiamiento por las que pasan las Startups a medida que van desarrollando el producto:


1. Fondos propios:

Es muy común que al inicio de la vida de una Startup sean los propios fundadores los que realicen los aportes necesarios para empezar a desarrollar el negocio. Muchos fundadores utilizan dinero que tienen ahorrado, otros continúan trabajando y aportan parte de su sueldo y otros realizan trabajos de consultoría a la par con el desarrollo del negocio, entre otros. Generalmente los fondos en esta etapa se utilizan para constituir la sociedad, registrar la marca y diseñar el logo de la compañía, entre otros.

La ventaja de esta etapa de financiamiento es que permite a los fundadores comenzar a desarrollar el negocio sin tener que entregar participaciones a cambio a algún tercero. La desventaja, sin embargo, es que generalmente los fondos propios son limitados y no alcanzan para poder desarrollar una primera versión del producto.


2. Amigos y Familia:

Si bien los fondos propios de los fundadores son muy importantes porque dan nacimiento a la Startup y además demuestran el compromiso con la causa, la Startup necesita hacerse de más fondos para terminar de desarrollar la primera versión del producto y probarla en el mercado.

El problema que enfrenta la startup en este momento es que si bien los fundadores se encuentran muy entusiasmados con el desarrollo del negocio y se muestran muy optimistas, todavía no hay un producto desarrollado, por lo que les es muy difícil acceder a fondos de algún inversor calificado. Por esa razón es que los fundadores deben acudir a diferentes amigos o familiares dispuestos a apostar por ellos e invertir en el negocio. Generalmente los fundadores entregan entre un 5% y un 10% a cambio de la inversión que reciban de algún amigo o familiar.


3. Inversores Ángeles, Incubadoras y Aceleradoras:

Ya con una primera versión del producto desarrollada, los fundadores creen necesario obtener más fondos para poder consolidar el producto en el mercado. Es entonces que van en búsqueda de algún inversor calificado que además de invertir dinero en la Startup, pueda ofrecerles servicios de mentoría, de incubación y distintos tipos de asesorías legales o financieras entre otros. Dentro de esos inversores calificados se encuentran los Inversores Ángeles, las Incubadoras y las Aceleradoras.

Por un lado, los Inversores Ángeles son personas que tuvieron alguna Startup exitosa y que ahora se dedican a invertir en diferentes proyectos, brindándoles, además, servicios de asesoría, conexión con distintas redes de inversores, entre otros. Los dueños de PyMEs también invierten en compañías que están dando sus primeros pasos y además del capital tienen otros activos para agregar desde la experiencia vivida. Otro perfil que realiza esta actividad son los directores o gerentes de grandes compañías, que muchas veces están relacionadas a las actividades que realizan las startups en busca de fondos.

Por su parte, las Aceleradoras e Incubadoras son empresas que se encargan de, además de invertir en Startups y ofrecer servicios muy similares a los que ofrecen los Inversores Ángeles, y, además, proveen a las Startups espacios de trabajo y organizan eventos para que puedan presentar su proyecto y hacer networking. 

Generalmente los Inversores Ángeles, las Incubadoras y las Aceleradoras realizan inversiones de entre US$50.000 y US$200.000 y toman entre un 10 y un 20% de la participación en la compañía.


4. Equity Crowdfunding:

Como alternativa o para complementar la inversión que realicen los Inversores Ángeles, las Aceleradoras o Incubadoras en la Startup, los fundadores pueden optar por publicar su proyecto en algún sitio de Equity Crowdfunding y, en lugar de obtener fondos de uno o de algunos pocos inversores calificados, pueden obtener fondos del público inversor y entregar a cambio de ello una participación.

El Equity Crowdfunding es una muy buena alternativa para las Startups porque les permite tener acceso a fondos sin tener que depender del criterio de unos pocos inversores o de la voluntad de la burocracia y además es una muy buena herramienta para levantar el perfil y promocionar el proyecto en el mercado, ya que los sitios de crowdfunding suelen obtener mucho tráfico de personas. 


5. Fondos de Venture Capital:

Cuando la Startup tiene el producto validado en el mercado, el siguiente paso natural es lograr la expansión regional del proyecto. Para eso se requiere mucho dinero y, por lo general, las Startups no cuentan con muchos fondos durante sus primeros años. Sin embargo, las Startups pueden recurrir a los fondos de capital emprendedor o Venture Capital para poder financiar la expansión regional del proyecto. Estos fondos se dedican a invertir en compañías de base tecnológica que se encuentran en una etapa de desarrollo temprana Las inversiones suelen rondar entre US$ 500.000 y US$ 2.000.000 en una primera etapa, lo que se conoce como una Serie A, y van aumentando los montos a medida que avanzan las series de financiamiento. Por lo general los fondos de Venture Capital toman entre un 20 y un 30% de la participación de la Startup.


6. Oferta Pública Inicial:

Una vez que la Startup logró tener una estructura corporativa y ya funciona en muchos países y desarrolló muchos productos, sus necesidades de financiamiento aumentan y ya no alcanza con los aportes que pueden llegar a realizar los fondos de Venture Capital y además a los fondos de Venture Capital tampoco les interesa invertir montos tan elevados en una Startup, por lo que la Startup va a necesitar obtener otras fuentes de financiamiento. El siguiente paso sería realizar una oferta pública de las acciones. Para eso, la Startup tiene que listarse en alguna bolsa de comercio como el Mercado de Valores de Buenos Aires o el Nasdaq en Nueva York. La ventaja de esta opción es que permite a la Startup hacerse de muchos fondos para poder continuar escalando el negocio. La desventaja sin embargo es que limita el control de  los fundadores sobre el curso de los negocios, ya que una vez que la compañía sale a cotizar en alguna bolsa pública, debe comenzar a cumplir con muchos más requerimientos legales y de información a los inversores y entes regulatorios. 

Las diferentes etapas de financiamiento que describimos en este artículo son las más elegidas por las Startups para desarrollar sus productos y lograr escalabilidad. La razón es simple: les permite hacerse de capital para crecer sin contraer deudas que asfixien la contabilidad. El camino está marcado, ahora a trabajar.

Deja un comentario