Diversificar: La clave del éxito en las inversiones colectivas

En pocas palabras, la diversificación significa asignar la totalidad del patrimonio a través de múltiples instrumentos e industrias para reducir el riesgo. Debido a que estos diferentes instrumentos reaccionan de diferente forma a los eventos que afectan a la economía y a los mercados, la asignación diversificada de activos puede ayudar a proteger la cartera de los inversionistas contra pérdidas en general.

Cuando se implementa de manera efectiva dentro de una cartera bien diseñada se convierte en un ingrediente crítico para el crecimiento de la misma en el largo plazo. Esta técnica de administración de riesgos equilibra las inversiones en una variedad de industrias y clases de activos, que incluyen, por ejemplo, acciones, deuda y capital emprendedor.

La diversificación indiscutiblemente aumenta las probabilidades de que una cartera sea exitosa, como dice la famosa frase, no hay que poner todos los huevos en la misma canasta, independientemente de lo atractiva que pueda parecer una inversión. 

Gracias a la regulación de la CNV y la creación de la figura Plataforma de Financiamiento Colectivo, no se necesita más de un patrimonio elevado para poder invertir en este tipo de activos.
Las startups, nuevas empresas y en etapa temprana, son un activo más riesgoso, muchas cosas pueden salir mal, y una pérdida total es más probable que una inversión en una empresa ya consolidada.


¿CÓMO SE PUEDE DIVERSIFICAR CON BACE?

BACE cambia la forma de invertir en startups y emprendedores, es una nueva forma de hacerlo con las herramientas tecnológicas necesarias para brindar a todo el público la oportunidad de invertir en este tipo de activos.  

Invertir en una startup no sólo es restrictivo por los montos de inversión involucrados por compañía (en promedio cada inversor ángel invierte U$S 40.000.- por compañía) si no que para diversificar en el mundo de las inversiones ángeles se necesita comprometer esas inversiones mínimas por transacción en varias compañías. Una actividad que se mantiene restringida para unos pocos que se benefician de los elevados retornos que ya tiene comprobada esta clase de activos.

Gracias a BACE esos montos disminuyen sustancialmente y se puede comenzar a invertir desde montos sustancialmente menores y también contribuyendo a la facilidad a la hora de diversificar, y obtener liquidez gracias al mercado secundario.

Por lo tanto, en lugar de hacer una apuesta muy fuerte en algunas empresas, es mejor comprometer una cantidad menor, pero en muchas operaciones.


Gracias a BACE #InvertimosTodos

El equipo de BACE

Deja un comentario